25 mar. 2014

El pibe Bermúdez



(De  Carlos  Waiss)   
                                                                             

Una parda te dio el dulce de su guita mal ganada
enganchada en la berreta de tu pálido cartel,
una mina de esas tantas, una paica carrereada,
que junaba el espejaime del asilo San Miguel.

Fuiste esparo de un chileno conocido de la pilcha
y enchacado jotrabaste una línea a San Martín,
champurreaste en los bulines pa´tallarla con la cincha
y arrastraste allá en Bermúdez la alpargata a lo piolín.

Para vos fue pique fácil hablar de sapos y suizas,
cabaletes, aguileras, caramayola, alcaucil,
el juez era el arzobispo, la indagatoria la misa,
las pilchas, lompa, sotana, yuguillo y camisulín.

Ya con eso te guillaste pa´la mersa de los ranas
y no fuiste aquel recluta que una mina de Bompland
enganchó con cuatro mangos de una guita mal ganada,
ya te habían dado el dulce p´aspirar a mucho más.

Garanfiñándote una lata te morfastes un plenario,
en Las Heras fuiste punto por un burro pateador,
con los vivos de tu clase se fabrican los prontuarios
a pesar que en las barriadas sos un héroe de cartón.

Gil debute y a la gurda te tuteás con los poliyas
que en Devoto hacen capote cuando llegan con el mes,
en la lleca vas tirando de aguantiña con la vida,
calavera de boliche, ¡pura pinta tu cartel!
______
Imagen: La cárcel de encausados de Villa Devoto. (Foto tomada de www.devotomagazine.com.ar)