3 abr. 2015

1982



(De Luis Alposta)

Era  un  curda  de  whisky  y  blancos  vinos;
de  pilchas  verdes  y  hombros  amarillos;
un  curdela  infernal  de  escasos  brillos
que  se  jugó  en  un  vaso  otros  destinos.

La  procesión  traía  mano  fuerte
y  él  fue  un  eslabón  más  de  afano  y  muerte,
hasta  que  al  fin  ladró  la  suerte  perra.

Porque  un  día,  si  acaso  fuese  poco,
desde  un  balcón  y  con  un  pedo  loco
como  a  Mambrú  nos  despachó  a  la  guerra.
______
Imagen: Memorial de los soldados caídos en la guerra de Malvinas, en plaza San Martín, Retiro.