20 ene. 2013

Carlos Alberto Rezzónico



(De Ángel O. Prignano)

 Con hondo pesar hemos recibido la noticia de su desaparición física el primer día de 2013, pocos meses antes de cumplir los 90 años. Había nacido en la ciudad de Buenos Aires el 9 de mayo de 1923. Dedicó su vida a su familia, a su profesión y a la investigación de la historia porteña. Egresado del Colegio Nacional de Buenos Aires, estudió abogacía y notariado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires para luego obtener un doctorado en Notariado en la Universidad del Salvador.
Sus investigaciones sobre la historia de Buenos Aires se basan en la rigurosidad de las fuentes consultadas, especialmente en los temas que tienen que ver con las viejas quintas, cuyos fraccionamientos dieron lugar a los barrios más populosos de la ciudad porteña. En tal sentido, muchos de los que nos dedicamos a desentrañar tales historias recurríamos a él para completar nuestras indagaciones. Fiel a su profesión, también se ocupó de la historia del notariado y su antiguo cuerpo profesional.
Formó parte de numerosas instituciones dedicadas a estudiar el pasado de Buenos Aires y sus barrios, como las juntas de estudios históricos de Almagro, Caballito, La Recoleta, Balvanera y del Puerto, ocupando cargos directivos en algunas de ellas. Además fue miembro fundador de la Academia de Historia de la Ciudad de Buenos Aires, integrante del Instituto de Historia Notarial y vicepresidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires.
Fue designado Miembro Honorario de la Junta de Estudios Históricos de La Recoleta, Presidente Honorario de la Junta de Estudios Históricos de Balvanera, Miembro Honorario de la Junta de Estudios Históricos de Villa Ortúzar y distinguido como “Historiador Porteño” por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en 2004.
Publicó dos documentados libros: “Carlos Spada, médico y filántropo” (1988) y “Antiguas quintas porteñas” (1996). Por otro lado dio a conocer varios folletos, entre ellos “Algunos vecinos de Balvanera” (1997), “Mirando hacia atrás... Efemérides del barrio de Balvanera” (1997-98) y “Tres desaparecidas capillas del barrio de Balvanera” (2004). Además publicó numerosos artículos en revistas especializadas: “Historia del Hospital Italiano”, “El ingeniero Bateman y el puerto de Buenos Aires”, “Réquiem para una Costanera”, “El Puerto y la higiene (Bosquejo de una normativa durante los siglos XVIII y XIX)”,  “Las quintas de los Alén”, “La llamada Quinta de Liniers”, “Un personaje singular de Buenos Aires: el martillero Hermenegildo Baizán”, “Quinta de Vermoelen en el barrio de Balvanera”, “Historia de un inmueble del barrio de San Nicolás”, “La quinta de Vélez Sarsfield en el barrio de Almagro”, “El escribano Pantaleón Gómez”, “Escribanos de registro en los mercados”, “Los escribanos en la época del gobernador Láriz”, “Los escribanos Eufrasio J. Boyso y Tomás J. Boyso. 1769- 1832” y “La muerte del escribano Alejandro Araujo y una extraña solución jurídica”.
Se nos fue un gran amigo que siempre se manifestó dispuesto a entregar sus propias investigaciones, con generosidad y sin ningún tipo de reservas, desinteresadamente y reticente a que dejáramos asentada su ayuda en nuestros trabajos. ¿Cuántas veces en el “Homero Manzi” de San Juan y Boedo compartíamos investigaciones e información con Arnaldo Cunietti-Ferrando, Luis Cortese y Mario Tesler? ¿Y cuántas otras tantas veces nos habremos peleado en el café “Margot” cuando armábamos la revista Historias de la Ciudad, que habíamos fundado junto a Cunietti, Cortese, Fernando Sánchez Zinny y el recordado Norberto García Rozada? Conmigo mantenía una vieja polémica: ¿Nosotros, los que nos dedicamos a estas “pequeñas historias”, somos realmente historiadores?, dudaba. Yo le respondía que al menos éramos barriólogos..., y se sonreía, con esa mueca amistosa que siempre alimentó al grupo, mostrándose generoso, activo y lleno de proyectos hasta el último suspiro de su vida que acaba de apagarse, cuando aún teníamos un montón de cosas por hacer. ¡Chau, Carlitos!
_____
Foto: Carlos Alberto Rezzónico.