5 ago. 2012

Quinta de Zapiola, en los barrios de Almagro y Balvanera


(De Carlos E. Rezzónico)

Esta quinta se hallaba ubicada, aproximadamente, en el área comprendida entre las actuales calles Venezuela, 24 de Noviembre, México y Virrey Liniers.
En la reunión del Cabildo del 9 de julio de 1735, se resolvió acordar a doña Margarita Bolaños dos cuadras de tierra en la parte que expresaba su memorial.
Aparentemente existió una resolución posterior -que no hemos hallado- que amplió los límites de la quinta en los términos que se expresan al comienzo. A ella parece referirse una certificación dada por el escribano José Ferrera Feo el 27 de julio de 1745.
Doña Margarita había contraido matrimonio con el teniente de dragones Manuel Fernández quien, al fallecer aquélla, se casó en segundas nupcias con Antonia Pérez. Muerto el esposo, la propiedad se adjudicó a su viuda por partición aprobada el 7 de octubre de 1762 y ésta la vendió a Cayetano Rico en el año 1775 (1).
En esa época, había en la quinta una habitación  de adobe crudo y cocido, de dos tirantes y techo de paja; un rancho de adobe crudo y techumbre de paja, pozo de balde, cerco de tunas, arboleda y plantío.
Como en aquel entonces no existía la calle que hoy lleva el nombre 24 de Noviembre, en la escritura de  venta a Rico se aclaraba que, en caso de disponerse su apertura, el terreno necesario debía cederlo el comprador.
Cayetano Rico murió y la quinta paso a su hijo Juan José Rico quien la conservó hasta el año 1825, vendiéndola a Carlos Casal (2), quizás a aquel que fue gobernador de Corrientes entre 1811 y 1812.
Al mes siguiente (3), Casal vendió la quinta "con sus entradas y salidas, edificio, monte, zanjas y cercos" a Francisco Tejeda y, al fallecer éste, sus albaceas la vendieron a Olegario y Pedro Ángel Ortega (4).
En 1840 (5) la quinta es comprada por Climaco Daract (o Darac), comerciante harinero que abastecía a numerosas panaderías de Buenos Aires, a cuyos hijos, Máximo y Enrique, se les adjudicó en 1848, a raíz de su muerte. Al fallecer a su vez éstos, los heredó la abuela, doña Máxima Olmos de Tagle. Esta señora, viuda de don Benito Vidal (6), se había casado en segundas nupcias con el doctor Gregorio Tagle, a quien acompañó, con valentía y entereza, en los difíciles momentos que vivió este contravertido personaje. Así lo demostró cuando en 1822 su cónyuge fue detenido por conspirar contra el gobierno de Martín Rodríguez y ella bregó por obtener el levantamiento de la incomunicación a que lo habían sometido. Y también lo evidenció en la cooperación que brindó a su esposo cuando éste preparaba, por segunda vez, una asonada para derrocar a las autoridades; asonada que finalmente estalló en la madrugada del 19 de marzo de 1823 y fue rápidamente sofocada. Tagle huyó y, dos meses después, su esposa solicitaba permiso para atenderlo
en Colonia donde -según ella- se hallaba sumamente enfermo (7).
Pero doña Máxima Olmos, antes de contraer matrimonio por primera vez, había conocido al doctor Bonifacio Zapiola, abogado, hermano del brigadier general José Matías Zapiola, y del romance que mantuvieron, nació un hijo, Cecilio Zapiola (8), que fue criado por Anastasia Mansilla (9). A mediados de 1864, al fallecer su madre, Cecilio inició la sucesión de ella invocando su condición de hijo natural. Con la finalidad de probar el vínculo ofreció el testimonio de personas allegadas, entre las cuales figuraron el nombrado brigadier general Zapiola, el coronel Manuel Fernández Cutiellos, don Manuel J. Langenhein, doña María Ignacia Mansilla -hermana de Anastasia- y don Santiago Torres.
Cecilio Zapiola solicitó, asimismo, que se levantara un inventario de los bienes existentes "en la quinta situada a inmediaciones de la ciudad" y en el domicilio de la fallecida ubicado en la calle Belgrano, contiguo al templo de Santo Domingo, cuyas puertas habían sido selladas por la policía en la creencia de que no existían herederos.
Al filo de los años 70, la quinta quedó dividida por el trazado del ramal que el Ferrocarril del Oeste construyó con destino al transporte de las basuras de la ciudad. Las vías partían de la estación Once y, describiendo una curva, continuaban su recorrido por las que luego serían  las calles Sánchez Loria, Oruro, Deán Funes y Zavaleta, hasta llegar a la quema. Las basuras eran depositadas por los carros en la manzana que hoy circundan Rivadavia, Sánchez de Loria, Hipólito Yrigoyen y Esparza y allí las recogía el tren para llevarlas a su destino final. Este vaciadero perduró hasta abril de 1890. En sus orígenes, la primera de las calles nombradas fue conocida como "calle del Ferrocarril del Oeste" y también como "calle del Ramal del Ferrocarril de las Basuras" (10) y más tarde como calle Soria.
A fines de 1870 (11), Zapiola vendió a Federico Achával la fracción que había quedado al oeste de las vías. La respectiva escritura la describía como un terreno de 105,652 metros de frente al sur, 96,126 metros en el contrafrente y 356,90 metros de fondo, lindando, por el norte, calle Venezuela por medio, con Santo Arsenio; por el sur, calle México en medio, con Vicente Ortega; por el este, con el Ferrocarril del Oeste y el otorgante y por el oeste, con Luis González. Achával procedió a la inmediata subdivisión y venta de los lotes resultantes. Fue el principio del fin.
_______
Notas:
1. AGN. Escritura de fecha 9 de mayo de 1775, pasada ante el escribano Eufrasio José Boyso en el Registro Nº 5.
2. AGN. Escritura de fecha 25 de octubre de 1825, pasada ante el escribano Marcos Leonardo Agrelo en el Registro Nº 6.
3. AGN. Escritura de fecha 29 de noviembre de 1825, pasada ante el escribano Marcos Leonardo Agrelo en el Registo Nº 6. En esta escritura se ubica a la quinta, erróneamente, entre "Belgrano y Benezuela (sic)".
4. AGN. Escritura de fecha 5 de junio de 1838, pasada ante el escribano Luis López en el Registro Nº 1.
5. AGN. Escritura de fecha 19 de febrero de 1840, pasada ante el escribano Luis López en el Resgistro Nº 1. Se persiste en el error de ubicar a la quinta entre "Belgrano y Benezuela (sic)".     
6. Máxima Olmos había contraido matrimonio con Benito Vidal el 20 de mayo de 1810.
7. "Rivadavia y su tiempo" por Ricardo Piccirilli, Ed. Peuser, Bs. As., 1943, págs. 196/232.
8. Cecilio Zapiola nació el 28 de febrero de 1809.
9. AGN. Sucesión Máxima Olmos de Tagle. Legajo 7291.
10. AGN. Escrituras de fechas 1º de marzo de 1886 (Reg. 11) y 11 de octubre de 1878 (Reg. 28).
11. AGN. Escritura de fecha 21 de diciembre de 1870, pasada ante el escribano Feliciano Cajaraville en el Registo Nº 31.

Imagen: Plano de 1867 en el que se advierten la ubicación de la quinta y el trazado del Tren de las Basuras.
Nota e ilustración tomados del libro de C.A. R.: Antiguas quintas porteñas, edición conjunta Interjuntas - Fundación Nuevas Perspectivas, Bs., As. 1996.