14 nov. 2011

Primavera en la Boca


(De Martina Iñiguez)

Hasta mi barrio pobre de casuchas de lata
llegó la primavera verdeando el adoquín,
los grises del invierno de a poco desbarata
colgando en los balcones delirios de jardín.

En las acanaladas paredes desempata
el violeta la puja entre verde y carmín,
el sol siembra amarillos y el cielo haciendo pata
pinta de azul el río de Quinquela Martín.

Llegó la primavera y al tiempo que arrebata
un perfume de rosas tiznado con hollín,
respira flor de tango, ávidamente cata

el aroma a mariscos que viene de un fondín
y siente que entre barcos y reflejos de plata
también en el Riachuelo hay olor a jazmín.

II

Rebrota los domingos la runfla bullanguera,
un sueño azul y oro germina bajo el sol
y tiembla resonando feliz la Bombonera
cuando florece el aire con un vibrante: ¡gol!

Acecha, atardeciendo, la luna en la ribera,
el empedrado gasta destellos de charol,
la noche se perfuma y el río, que la espera,
le va floreando guiños debajo de un farol.

Bordeando Caminito llegó la primavera,
el trino amanecido y el campanear; burlón
se ríe de la mufa, que estrila en la palmera,

y endulza la ternura ritual del cimarrón...
Palpita hasta en el yuyo que crece en la vereda
porque la Boca tiene florido el corazón.
______
Imagen: Los dos puentes de la Boca: el Nicolás Avellaneda, al fondo, y el viejo transbordador, fuera de uso.