24 sept. 2012

El cementerio de los cines




 (De Gabriela Sharpe)

Lavalle es una de las calles porteñas que más modificó su estilo en estos últimos veinte años. De ser la Hollywood porteña, la conocida calle de los cines, se convirtió, en la década del 90, en el cementerio de la exhibición de filmes.
No hace mucho tiempo atrás, esta peatonal se caracterizó por la vida que latía en sus baldosas; una multitud de personas, haciendo fila para entrar o para salir de las muchas salas cinematográficas, casi, casi, una al lado de la otra, con funciones continuadas y hasta la trasnoche. Lavalle bulliciosa a toda hora, época en que no se entraba a ver la película con gigantes cucuruchos de pochoclos, época en que se esperaba el intervalo y se buscaba entre las butacas y la penumbra de la sala al chocolatinero, con su monocorde tono, "chocolate, palito, bombón,  aero ,manises", siempre que uno estuviera holgado de dinero, de lo contrario se compraba en los quioscos cercanos antes de entrar, que solían ser más baratos.
No existían los días de descanso. La cosa era de lunes a lunes. Con la llegada del fin de semana, se incrementaba el movimiento con el ir y venir de los que se acercaban al Centro desde el conurbano bonaerense. Chicos, adolescentes, familias, novios, paseaban por Lavalle, y si había bonanza económica, después del cine al “Palacio de la Papa Frita”, pizzería “Roma” o “Los Inmortales”.
Si el asunto venía de levante, de parla, de chamuyo con un café en el “Suárez” era suficiente, para los que pintaban canas, “Le Caravell”, con su tradicional caffé all'ìtaliana.
Durante el auge menemista, del salariazo y la revolución productiva, se le vino la noche a la peatonal, a los cines, a la gente; entre 1993 y 1999 fueron cerrando las imponentes salas cinematográficas. Hoy sólo quedan el “Atlas” y el “Monumental”, de un total de 34.  En 2007, en recuerdo a estos cines, el gobierno de la Ciudad colocó placas de granito sobre la otrora entrada, con los nombres y fecha de inauguración y cierre de cada sala. Tal como si se tratara de lápidas. Dan esa sensación, no pueden dar otra. Sólo falta la inscripción Q.E.P.D.
El caminante atento las mira solemne, y le parece una falta de respeto pisarlas, grises, frías, a la que sólo falta el florero con flores de plástico. Va deambulando entre las tumbas –perdón: entre las lápidas; perdón: entre las placas–  del “Trocadero” (1914-1998) hoy paseo de compras; del “Ambassador” (1941-1998) hoy Ambassador Factory Oulet, único que dejó intacto el edificio; cine “Sarmiento” (1940) hoy un bingo; por último, para salir del cementerio, el caminante se detiene para escuchar el responso que la Iglesia Universal del Reino de Dios le brinda al cine “Iguazú”.
______
Imagen: Placa recordatoria del cine "Ambassador" (Foto G.S.).
Nota tomada del sitio Buenos Aires Sos.