22 sept. 2012

Café de Marco, precursor y revolucionario




(De Horacio Spinetto)

En 1801en la esquina noroeste de las calles San Carlos (Alsina) y Santísima Trinidad (Bolívar), Pedro José Marco inauguró su café. El local ofrecía servicio de confitería y botillería. Además, según indicaba un cartel ubicado en su fachada, también contaba con villares, con v en vez de b, como solía escribirse en la época.
Las bebidas sin alcohol más comunes eran el café, la leche, el chocolate, el candial o candeal, una bebida a base de trigo, y los refrescos de horchata y naranjada. El té, habitualmente no se tomaba en los cafés, se compraba en las boticas como hierba de uso medicinal. 
El “café y leche”, era servido en grandes tazas, hasta desbordar su capacidad, llegando su contenido hasta el plato. El azúcar, por lo general sin refinar, se servía en una pequeña medida de lata, colocada en el centro del plato y cubierta por la taza; el parroquiano daba vuelta la taza, volcaba en ella el azúcar, y el mozo le echaba café y leche.
Los días de lluvia dificultaban mucho el andar de los peatones, pues las calles porteñas, en su mayoría de tierra, solían inundarse. Con el deseo de facilitar la circulación de sus clientes para volver a sus casas finalizada las tertulias, el Café de Marco tenía un servicio único en los establecimientos comerciales de la época: un coche de alquiler, de cuatro asientos, esperando en la puerta del café.
Considerando su emplazamiento privilegiado, a un paso del Cabildo y de la Plaza Mayor (actual Plaza de Mayo), y cerca del Fuerte, el Café de Marco fue lugar obligado de cita para varias generaciones de políticos. Sentados a sus mesas los revolucionarios Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Juan José Castelli, Domingo French, Antonio Beruti y Bernardo Monteagudo estuvieron forjando sus sueños de libertad, en días previos a los sucesos que finalizaron el 25 de mayo de 1810, al constituirse el primer gobierno patrio.
El deán Gregorio Funes, que como todo saavedristas era habitué del Café de los Catalanes, que ocupaba la esquina nordeste de las calles Catedral (San Martín) y Cangallo, sostenía que al Café de Marco iban muchachones perdidos y sin obligaciones que seguían a Moreno, como Francisco Seguí, Lucio Norberto Mansilla o Julián Álvarez.
A partir de mediados del siglo XIX, y con la epidemia de fiebre amarilla, el público del café, en general perteneciente a la alta burguesía, al mudarse hacia los nuevos palacios levantados en el barrio norte, dejó de frecuentarlo y el local entró en una progresiva decadencia hasta que finalmente cerró en el año 1871.
En relación al nombre del café hubo diferentes versiones. En algunos libros de memorias de la época, se lo nombra como Café de Marcos, otros lo recuerdan como Café de Marcó y Miguel Cané en su libro Prosa ligera, lo evoca como Café de Mallcos. Un ejemplar del Telégrafo Mercantil en el que se da cuenta de su inauguración, nos remite al apellido de su dueño, Marco, sin acento en la o. Y es el mismo propietario, en la rogatoria que enviara al virrey Cisneros en 1809, quien no le adjudica nombre, pues se refiere al local como la casa de café en la calle que va del colegio a la Plaza Mayor (actual calle Bolívar).
Pedro José Marco, por la misma época tenía otro café, más modesto, y en este caso en sociedad con Antonio F. Gómez, que era quien lo atendía. Este local, del que se desconoce el nombre, quedaba en la esquina de Perú y San Carlos (Alsina). Era frecuentado por una clientela más bohemia, formada por cantantes, músicos y actores del vecino Teatro de la Ranchería, y comerciantes, changadores y carreteros que trabajaban en el Mercado Viejo, también llamado Mercado del Centro, ubicado justo frente al café.
______
Imagen: Dibujo de Pablo Caressa.