26 abr. 2014

Baires de mi amor obtuso



(De Jorge Peribáñez Dobarro)

Un lejano país del fin del mundo
un stop final al fin de cuentas
un hasta aquí llegué, fin de la vuelta
un café con chele final, pan y  manteca
y la resaca vulgar, triste, grasienta
de estar varado en la mesa de este bar melancolía                      
emoción pertinaz
me embarga hasta llegar tarde al lugar equivocado
donde suena un fuelle en  la vitrola
y le marca un impasse
al cuore trucho de la mala racha 
entre feca y feca y cigarillo,
che Astor salí Piazzolla de una vez de la gramola
y regalá esta música paria y rantifusa
a los cuatro vientos del hastío
en este bar vacío en medio de la nada
con aroma a flores mustias
marchito velorio en la solapa del jetra azul marino
vendedora ambulante
pútrida corona de margaritas maltratadas
todos han muerto?
dónde estás?
City de Baires del amor esquivo
porque te fuiste tan lejos
con tus citas perdidas junto del río color mugre,
donde el olvido le puso una ginebra al olvido,
y no un color a tus ojos, ni a ti nombre,
rante pasión de musa abandonada
oración parcial voz inconclusa
quisiera recuperar rostros perdidos, borrosas caras tercas,
amores desvaídos
amigos des-nombrados  en la niebla perpetua del recuerdo
cementerios cerrados, desaparecidos oscuros,
ignorados, sin historia, sin lápidas, ni suerte, ni epitafios, 
    ni lágrimas,
ni nombres, ni flores, ni fechas,
ni nada para rescatar
si solo existiera el olvido
no volvería aunque sea para verte.
a comprobar tu falsa máscara de sabelotodo,
sabelosiempre
y huiré entonces por horas a telos suburbanos
sin saber de quién,
sin saber adónde,
sin saber con quién,
eterno pasajero penitente de ninguna parte
qué buscabas?
Qué perdiste aquellas madrugadas?
me pregunto, sólo el despojo hallaré de la efímera ramera  
    burlona de mi alma?
huérfanamadre,
patria del pasaporte caducado
vencida ilegal sin papeles de amor de niño
sudaca tonta amada patria dulce de leche, guardapolvo borracho 
    de  lunes en Almidón Colman,
madreplancha la infancia me he dejado solo para siempre,
y esta vez te pido perdón che Buenos Aires
me pianté de tu sombra aquella tarde
sin decirte soto voce que te amaba.

(Mallorca, Islas Baleares, 2014)
______
Imagen: Café, acuarela del autor.