10 nov. 2014

Buenos Aires



(De Gabriela Delgado)

Este lugar que fue mío
cabe en un cáliz.
Desde el balcón de sus ojos ebrios
el río se pinta como un dintel al olvido.
Desordenada despedida.

Esta aldea que dejo
ha perdido sus gorriones,
se contorsiona en la herrumbre de antiguas rejas,
gime desolación en los desagües
y luce opaca en su falda de basura.
Un vidrioso extravío
venda al sol cada mañana,
apuñala sin remordimiento
todo intento de verde.

Esta bruja desamada
ha adoptado el invierno como único rostro,
reparte luto y penas.
Se vende al mejor postor.
Se ha vuelto feroz y arrugada.

Urbe de grandes caderas,
sombrero de muerte
y árida garra.
Me voy.

Este lugar que fue mío
cabe en una copa.
La bebo lentamente.
Muy a mi pesar
vendrá conmigo.
_____
Imagen: "Juanito Laguna going to the factory", óleo de Antonio Berni.