8 nov. 2014

El monumento a Domingo Matheu



(De Miguel Ruffo)

Para concluir con las esculturas destinadas a homenajear a los hombres de mayo, nos referiremos a aquella que recuerda a Domingo Matheu, obra del escultor Mateo Alonso. La escultura es de bronce sobre pedestal de granito y se encuentra en la plaza que lleva su nombre en la parroquia de San Juan Evangelista.
“Don Domingo Matheu fue uno de los personajes más benéficos y activos de la revolución de mayo. Hijo de Cataluña, y liberal de tradición, abrazó la causa emancipadora con el mismo calor y entusiasmo de un nativo. Aquí estaba su patria; en estas provincias se planteaba la indisoluble cuestión entre la autocracia y la libertad y él fue consecuente con sus ideas, como lo hubiera sido en cualquier otro lugar del territorio español.”
El monumento fue inaugurado el 5 de junio de 1910 y en esa oportunidad se pronunciaron los siguientes discursos:
El doctor Vicente F. López, miembro de la Comisión, hizo su entrega con estas palabras: “En estos días de efusiones patrióticas, de intensa sensibilidad para los corazones argentinos, venimos a pagar el tributo de respeto a este padre de la patria, miembro de su primer gobierno.
Y es justiciera coincidencia que sea hoy también la hermana mayor, la municipalidad de la capital, la descendiente en línea directa de aquel glorioso cabildo, la que en representación de toda la familia argentina consagre este homenaje.
El verdadero monumento de los próceres de Mayo es el país, formando sus campos y ciudades los bajo relieves de su grandioso progreso; pero es necesario fundir en bronce sus estatuas, no para el simple recuerdo de la imagen, sino para enseñar con el ejemplo al pueblo la veneración de la virtud y del carácter.
Don Domingo Matheu fue uno de los personajes más beneméritos y activos de la revolución de Mayo. Hijo de Cataluña, y liberal de tradición, abrazó la causa emancipadora con el mismo calor y entusiasmo de un nativo. Aquí estaba su patria; en estas provincias se planteaba la insoluble cuestión entre la autocracia y la libertad y el fue consecuente con sus ideas, como lo hubiera sido en cualquier otro lugar del territorio español.
(...) Señor Intendente: Habéis cumplido bien con vuestro deber de funcionario y ciudadano, realizando la erección de estos altares en las plazas del municipio. El culto del civismo ha sido y será la verdadera religión de todos los pueblos fuertes”.
Por su parte, el doctor Delio Aguilar, miembro de la Municipalidad, dijo lo siguiente: “En nombre de la comuna de Buenos Aires recibo este bloque de bronce que representa la imagen  de un hombre símbolo que como otros excelsos, un día, que fue como la síntesis de siglos, un destello de mentalidad suprema inspiroles la idea cuya prosecución fue la aspiración más noble de un pueblo y la libertad de un mundo.
Señores: quiere la luz diafanidad para llegar con sus destellos al infinito; quiere el peñasco prendido al vértice de la cima el abismo donde estrellarse; quiere el rodar de la ola murmurar un acento en el blanco rizo de la espuma y quiere el ave el espacio dilatado a donde llevar el caprichoso vuelo: y eso es libertad”
Concluimos con el monumento a Domingo Matheu nuestro recorrido por las esculturas que a iniciativa del primer director y fundador del Museo Histórico Nacional (MHN), Adolfo P. Carranza, se levantaron en la ciudad de Buenos Aires para homenajear y recordar a los hombres de la Revolución de Mayo. Todas ellas, reiteramos, fueron erigidas en el Centenario, un momento político fuerte de la República Conservadora. En gran medida el Centenario fue la gran fiesta de la Pampa exportadora; era la época en que las ventajas comparativas de la región pampeana como productora agropecuaria (renta diferencial ) permitió una amplia capitalización interna. Buenos Aires se transformó desde el punto de vista urbanístico y parte de esa transformación estuvo dada por los monumentos y esculturas que las colectividades extranjeras le obsequiaron en ocasión de los cien años de vida independiente. Las esculturas de los hombres de Mayo, que desde entonces forman parte del paisaje urbano, son un anclaje sensible para recordar los orígenes de la Nación.
______
Fuente: “Memorandum sobre las estatuas inauguradas en 1910”, Talleres Gráficos Rinaldi Hnos, Bs As, 1912, pp 41-44.
Imagen: Monumento a Domingo Matheu.