12 abr. 2011

El barrio


(De Raúl González Tuñón)

Vi la luz en el barrio del Once, en el surero.
Cerca de allí nació también Julio De Caro
y escribió de la Púa sus memorables versos.
Entonces aún la luna bajaba hasta los patios.
¿Era todo mejor? No lo sé. Era distinto.
Había carnaval, nochebuena, organitos,
herrerías, corralones y mágicos baldíos.
Y en mi barrio nacieron la poesía y el tango…
Yo amaba ya la lluvia; era un niño perplejo.
Del almacén vecino salía un denso tufo
a lata ultramarina, a vino grueso y truco.
Y la siesta en el barrio con sus perros tendidos,
los últimos faroles de gas en las esquinas,
el enorme fonógrafo con su disco inquietante:
(“Alfredo, Alfredo, mi querido Alfredo,
vamos a la tumba, a morir los dos”…),
la frontera del muro del Asilo de enfrente,
y hoy, a veces, escucho en el fondo del tiempo,
la risa de mi madre detrás de los postigos.
______
Foto: Primera edición de A la sombra de los barrios amados, de R.G.T., Editorial Lautaro, Bs. As., 1957.