31 ago. 2010

Soneto a Baires


(De Rubén Derlis)

Vos sos mía, ciudad, aunque se oponga
tu marido legal: el intendente,
y te amo en cada esquina, entre la gente,
o donde este habitarte lo disponga.

En el tango que busca tu inocencia
para arrastrarte hacia su desvarío,
en la música nueva, desafío
de luz-color llenando tu presencia.

A veces no venís cuanto te espero
–con más ganas de vos que de mí mismo–
para ser tu nostalgia un solo instante,
porque sabés a muerte que te quiero
aunque a veces lo niegue –por machismo–
y que habré de morir siendo tu amante.
 ______
Grabado del libro de Ulrico Schmidl: Viaje al Río de la Plata del Año 1500.