29 nov. 2010

Fortaleza


(De Eduardo Gotthelf)

Cuando llegué, me enteré de que mi padre había fallecido. Abrieron el ataúd para que pudiera verlo. Era la primera vez que veía un muerto, pero no me impresioné.
Lo sueño todas las noches.
Cuando llegué, me enteré de que mi padre había fallecido. No abrieron el ataúd. No me dejaron ver su cuerpo, quisieron evitarme la impresión.
Lo sueño todas las noches.
Cuando llegué, me enteré de que a mi padre se lo habían llevado. Sólo encontramos su nombre impreso en una lista. Nunca hubo ataúd ni cuerpo.
Lo soñamos treinta mil noches.
______
Imagen: Desaparecidos (Foto de agencianova.com).
Cuento tomado de Grageas 2, Antología de cuentos breves, Ediciones Desde la Gente, 2010.