29 nov. 2010

Poeta de Buenos Aires


(De Fernando Guibert)

Al pie en el día ardiendo en Buenos Aires
toda la tarde y noche al pie velando,
aquí y yo y a pujos, poeta al pie de Buenos Aires,
al pie de pie sobre la base y piso aparentemente inconmovible
y vanagloriosa plataforma pétrea,
al pie de pie de sus terribles huesos de edificios
en perpendicular desfiladero
cerrándose, cortándose,
al pie en la acera plana o al pie del vértice cualquiera
de cualquier esquina y humo giratorios,
bajo el invisible aguacero, piedras caen,
de crueles lluvias y letreros,
sobre el colgante puente de un balcón y otro balcón cualquiera
en cualquier piso, el asustado corazón en vértigo,
entre el viento sin tapas de los ruidos, violándose el silencio,
entre el silencio, soledad y la compañía,
entre los polvos, arena de lo sucio
y las cortantes cintas de las ajenas voces
que me arrastran, me endulzan y me ahorcan,
entre mi propio territorio cercado de los otros,
lo que es mío es y de los otros, estricto patrimonio
y nuestra herencia grande o sórdida,
al pie de mis andantes pies,
al pie de mi cabeza y de mis pelos pájaros
me encuentro,
así sin honda
y Daviduelo a su Goliat el reto.
______
Imagen:  Buenos Aires desde Puertro Madero (foto: skyscrapercity.com).