5 nov. 2010

Gramática del chamuyo rantifuso


(De Yacaré)

La limpieza es el cacho más cafishio de la gramática, porque bate el justo de las parolas con todos sus tantos, sin farolerías gargantuanas. A un gilimursi o paparulo puede batirse limpiamente gil, turro, marmota, godeguín, gil al trote (si la va de infantería o garrapata), mandioca, chitrulo, gilurdo, papanata, zanahoria, vichenzo o vichenzino (si es como el petizo de los mandados). La limpieza en el chamuyo es muy conveniente, porque los que se empavonan con parolas difíciles, a veces se empacan y les sale la viuda. Pa no pasar por chamuyador mistongo, batasé: ¡Qué hacé! tres veces ¡qué hacé! y no ¡qué hacé, qué hacé, qué hacé…! Para darse corte de chamuyador, se inventaron las letras, con las cuales se forman las parolas. Al repertorio de éstas en barra se le bate abecedario. Cuando la parla es lunga, se juna por milonga.

Llámase parola o terminusi a una patota de sílabas que trabajan distanciadas, pero que en total son de la familia. Ejemplo: “Mandioca chusá la grela y reventale el cotorro”. Es parola de accidente, una más o menos, como ésta: “Se armó una bronca de bute/ y me encanó la perrera”. Los terminusis pueden ser de acción, relación o calidad. Enjaretaremos un ejemplo de acción: “Refajalo al grone Ruiz y espiantale la percanta”. La parola de relación se manya a la minuta: “No me diguea de amores que ando más que rechicao”. Se corta el chorro con el terminusi de calidad: “Tiro el carro, viejo, y me arreglan con trescientos mangangases”. Dado la mishiadura de las pivas, las parolas de calidad han pasado a la categoría de “engrupimiento”. El amasijo de parolas en barra que bate algún concepto, se bate por oración. Ejemplo: “Ya visto, encánese al fulano por portación de escarbadientes y aplicación de feites a la mina. Se rantificó y firmó”. En los prontuarios hay cada oración de la madonna.
______
Imagen:  Dibujo tomado de picotto.net.
Tomado de Antología del lunfardo, de Luis Soler Cañas, Cuaderno de Crisis, Bs. As., 1976.