17 oct. 2010

El “Parque Argentino”


(De Ricardo Llanes)

Allá por 1828, la cuadra de Córdoba entre las de Uruguay y Paraná, levantaba una pared de cerco, mitad ligustro y mitad de material. Cerraba por esta calle, el parque de diversiones conocido por el “Parque Argentino” y al que los residentes ingleses llamaban Wauxhall. Ocupaba toda la manzana Córdoba a Viamonte, Uruguay a Paraná; y lo había instalado el caballero inglés Santiago Wilde con varios connacionales. Allí se contaba con un teatro al aire libre, un circo y pequeños quioscos rodeados de diferentes especies botánicas; flores y farolitos chinescos; confitería, restaurante y un lago destinado a los niños así como al recreo náutico de algunos enamorados. La primera compañía circense que llegó a Buenos Aires, en 1829, fue la de don Joaquín Chiarini que inauguró aquí sus espectáculos; debiendo recordarse que el día 10 de enero de 1829, mientras paseaba por los jardines del Parque, cayó muerto en forma repentina el notable sacerdote y escritor Gregorio Funes, más conocido por el Deán Funes.
Pero, debemos afirmar que la existencia del “Parque Argentino” fue precursora en grande y en cierto color y medida, de los aparatos llamados parquímetros que vemos instalados en plazas y calles centrales, los que en algunas de estas, como la de Uruguay entre Corrientes y Lavalle, ocupan todo lo largo de la cuadra, de la misma forma que se adoptaba con los tradiciones palenques de ñandubay o quebracho, en cuya argolla o varilla de hierro se ataban los caballos de los concurrentes a las funciones; medio de movilidad de que se valían los pobladores, y con mayor necesidad si las calles estaban barrosas. Y los palenques tenían un cuidador como actualmente los tienen los parquímetros, encargados de controlar la marcha de los relojes y percibir el importe; de igual manera que antes se hacía con el cuidador beneficiado con las monedas que voluntariamente se les daba.
Muchos  han de recordar que la cuadra Uruguay de Córdoba a Viamonte, números pares, levantaba sus casas con dos metros detrás de la línea de edificación, resultando por lo tanto más ancha que las otras cuadras. Era el recuerdo de la “línea palenquera” pues que aquellos palenques se destacaban en todo el frente del Parque. Cuando se levantaron las primeras construcciones, ya desaparecido el Parque, se lo hizo siguiendo la raya de edificación que aquel había iniciado.
______
Imagen: Plano de Buenos Aires del mediados del siglo XIX.
Texto tomado del libro: “Recuerdos de la ciudad porteña”,  Bs., As., 2000, Edic. Corregidor.