13 oct. 2010

San Telmo



(De Daniel Giribaldi)

De tanto haberlas campaneado en prosa,
hoy se me dan en verso las fachadas
de tus sacas jovatas, enrejadas
con berretín de Asilo o de Juiciosa.

La luna se plantó en una baldosa
para echarse a brillar y, de amargadas,
la borraron, sin verla, mis pisadas.
Por Perú y Carlos Calvo fue la cosa…

Calá: de mis pisadas asesinas
brota un malvón. ¿Porque te campaneo
en prosa y te hacés verso en tus esquinas?

¿O porque es todo un vivo macaneo?
Pisando lunas o enrejando ruinas,
quemamos un igual destino reo.
_____
Imagen: La casa mínima. (Foto tomada del sitio: monografias.com)