15 sept. 2010

Mi vecino


(De Elsa Bornemann)

Mamó la vida como un troli e’vino
y se dejó mamar por la pobreza.
Anduvo siempre en yanta mi vecino,
con sus nueve purretes a la mesa.

Mi infancia –en guardapolvo y bien trenzada–
lo vio amasijarse –tambaleante–
y lo quiso… no sé… por esa nada
de su ebria ternura de atorrante.

De todo el piberío era gomía,
por su parla entradora y altiyera.
(Si me parece verlo todavía
pitando “Regia Italia” en la vedera…)

Cinchando sobre un mionca de basura
la yugó –noche a noche– pa’delante,
pareciéndole ver –en su locura–
a Dios en camiseta en el volante.

Borroneado varón, ángel borracho,
filósofo en chancletas, duende mishio…
¡Desde que él se piantó le falta un cacho
al cuore rantifuso de Patricios!
_____      
Caseros desde Arriola hacia Lavardén, con la torre de la iglesia San Antonio de Padua 
y un poco antes el cine teatro "Urquiza", circa 1940.
(Foto de Carlos Silva en el sitio barriada.com.ar)